BIENVENIDOS AL BLOG DE EMIGRANTE PUCELANO

Después de casi 32 años creciendo y viviendo en la ciudad de Valladolid, me veo en la necesidad de abandonar esta ciudad y buscar suerte en otras y quizás en otros países. Este blog recoge mis experiencias por ese mundo fuera de la ciudad de los Celtas Cortos.

Pucela: Siempre estás en mi corazón.

Y como decían los Celtas: Nos vemos en los bares

10 noviembre 2014

Oxford, 9 años después

La pasada semana tuve el privilegio de visitar de nuevo la ciudad de Oxford, de todos conocida por la tradición académica. Estuve en el mismo hotel que compartí con un pequeño aprendiz de brujo hace ya algo más de 9 años (9.25 diría el aprendiz). De repente fue como si hubiera accedido por un agujero de gusano a otra dimensión, en todos los aspectos.

Recordé aquella primera visita en la que dos jóvenes tuvimos la ocasión de estar una semana en esta maravillosa ciudad durante una semana. El encanto de la ciudad seguía siendo el mismo, la misma atmósfera académica que te invita al estudio y la reflexión.

De nuevo pude volver a observar una sociedad como la británica que, a pesar de tener muchas cosas que pueden ser criticables (como por otra parte cada sociedad en el mundo), tiene muchas cosas de las que deberían aprender en España. Para empezar la educación, la forma de hacer las cosas. Esto queda patente en muchos aspectos. A modo de ejemplo, cito la forma de conducir. Conduciendo un pequeño Opel Corsa desde el aeropuerto de Stansted a Oxford, se pasa por la M25 London Orbital, vamos, la circunvalación de Londres. Una pedazo autopista con entre 4 y cinco carriles por sentido durante muuchhhasss millass. Cuando intentas adelantar al coche de delante y pasar al carril de la izquierda, a menudo sucede que los coches que van por ese carril al que te incorporas no te dan las luces para que les dejes pasar, ni te pitan, ni aceleran para impedir que entres en el carril. Al contrario, generalmente reducen su velocidad y te indican que pases. Un signo de educación que en España es casi imposible de observar. De igual modo, se respetan los límites de velocidad en gran medida, cosa que en la península parece que es algo reservado a bichos raros.

Pasear por las calles de esta ciudad es una maravillas: tiendas de libros enormes en las que incluso te puedes sentar a tomar un café. Bicicletas por todos los lados, transporte público fantástico. En fin, que parece que el agujero de gusano me llevó a otro universo, un lugar donde las cosas funcionan bien de forma natural.

Cuánto por aprender aún en España y cuantas cosas por cambiar.

Seguiremos informando ...

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

Nuestro canal en youtube

http://www.youtube.com/user/JosechkaPepe#p/a

Hora local en Estocolmo (Valladolid, Santander) y Minsk,

Stockholm
Minsk